MAUTHAUSEN-GUSEN. CAMPO ESPAÑOL










El campo de concentración de Mauthausen comenzó a construirse a mediados de 1938, cuando un grupo de prisioneros provenientes del Dachau fue destinado al pueblo de Mauthausen, cerca de Linz ( Austria ) para trabajar en la cantera de granito situada en los alrededores de la población. En estos terrenos, aislados y controlados por el Estado y la compañía DEST ( Deutsche Erd- und Steinwerke GmbH ), dirigida por el alto cargo de las SS, Oswald Phol, se extraería el granito necesario para la reconstrucción de las ciudades alemanas según los planes de Albert Speer.

En Mauthausen fueron confinados criminales comunes, prostitutas y los llamados "criminales incorregibles".
Con el tiempo, Mauthausen fue rodeándose de varios subcampos. Al concluir la guerra había más de 85.000 personas confinadas en su conjunto. Las cifras apuntan a 122.766 y 320.000 víctimas en total.

Desde mediados de agosto de 1940 grupos de republicanos españoles fueron transferidos al campo provenientes de los stalags, campos de prisioneros de guerra. Tras salir de España en 1939, estos continuaron la lucha ingresando en las filas del Ejército francés. Siendo capturados por las tropas alemanas en el momento de la invasión de Francia por la Wehrmacht . Entre 1940 y 1945 pasaron por Mauthausen y sus subcampos en total cerca de 7.200 españoles, de los cuales fallecieron en torno a 5.000.

Mauthausen pronto comenzó a ser conocido entre los deportados como «El campo de los españoles». Aunque los primeros barracones se remontan a 1938, fueron albañiles españoles quienes construyeron Mauthausen. De ahí que un superviviente francés haya llegado a afirmar que «cada piedra de Mauthausen representa la vida de un español». La mayoría de los españoles llegó al campo a partir del Armisticio francés, entre la segunda mitad de 1940 y el año 1942. Muchos fallecieron entre 1941 y 1942; por ejemplo, en septiembre y octubre de 1941 una gran parte de los muertos de Gusen —un Kommando o campo auxiliar destinado al exterminio de los presos más débiles— fueron españoles.

Cuando falleció el primer español, el 26 de agosto de 1940, sus compatriotas, ante la sorpresa de los verdugos, guardaron un minuto de silencio, situación que se repetiría en numerosas ocasiones.

( Información extraida del artículo de





Solidaridad Obrera en París publicaba en Marzo de 1946  una lista de los españoles muertos en este campo de concentración






0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada