La huelga de la Fabrica Nova (1946)



...................................................................................................................................................................
El 27 de enero de 1946 se produjo en Manresa una de les primeras huelgas generales que tuvieron lugar bajo la España de Franco. El inicio de esta huelga fue en la Fábrica Nueva, la más grande de la ciudad, propiedad de la familia Bertrand y Serra.

La mayor parte de la plantilla de la factoría estaba constituida por mujeres, las protagonistas de la protesta. En el contexto que hemos explicado en el apartado anterior, y después de una huelga de brazos caídos, las obreras consiguieron que la empresa no les descontase del sueldo las horas que no habían podido trabajar a causa de los paros eléctricos, además de un aumento de 45 pesetas al mes.

Sin embargo, cuando el sábado día 25 cobraron la paga semanal se dieron cuenta de que no les habían abonado el jornal correspondiente al 24 de enero. Debemos recordar que las tropas franquistas habían entrado en Manresa aquel mismo día del año 1939. Por este motivo cada 24 de enero se celebraba la Fiesta de la Liberación y era festivo en la ciudad. Las obreras reclamaron cobrar también ese día festivo. Ante la negativa de la empresa, decidieron declararse en huelga a partir del lunes día 27.

Acudieron a Manresa numerosas fuerzas de orden público procedentes de Barcelona, pero las obreras y los obreros en huelga, dada su precaria situación —que se prolongaba desde hacía muchos años—, no se dejaron intimidar. El día 30 el gobernador civil acudió a Manresa y amenazó con una fuerte represión, al mismo tiempo que se producían detenciones preventivas de antiguos líderes obreros que no tenían nada que ver con la protesta. El mismo día hubo una manifestación de apoyo a la huelga, que se había extendido a otras industrias de la ciudad, y que fue dispersada violentamente por la policía cuando llegó a la plaza Mayor.

A pesar de la fuerte censura de los medios de comunicación, todo el proceso se puede seguir fielmente, gracias a una fuente primaria de gran valor y que reproducimos en parte: el dietario de Laura Sanmiquel, trabajadora administrativa en la Fábrica Nueva. Finalmente, las obreras consiguieron no sólo cobrar el jornal del día 24, sino también un aumento de 75 pesetas al mes, aparte de mejoras en el racionamiento de los productos de primera necesidad.

No obstante, al cabo de unas semanas, cuando ya reinaba la calma y la situación estaba controlada por las autoridades, algunas trabajadoras fueron despedidas como represalia. Un año más tarde, en 1947, el general Franco visitó Manresa. Uno de los sitios de la ciudad visitados por el dictador fue la propia Fábrica Nueva. Según algunos testimonios, en el transcurso de su visita dejó claro que hechos como los de aquella huelga no podían volver a suceder.

   
“Manresa”, 2/2/1946: “El trabajo ha recobrado el ritmo y eficacia normales, interrumpidos parcialmente durante dos días anteriores”. Información escueta sobre la huelga de enero de 1946 en la Fàbrica Nova y posterior regreso al trabajo. Lógicamente, el texto elude hablar de huelga sino de "fricción entre los elementos patronales y obreros...", la cual "ha sido superada armónicamente con general beneplácito", lo que "ha satisfecho a Manresa entera". El texto finaliza refiriéndose a la necesidad de "colaborar a la paz española, único camino firme de nuestra prosperidad nacional".  (Arxiu Comarcal del Bages)

    

“Manresa”, 23/2/1946: noticia que recoge las declaraciones del gobernador civil de Barcelona, Bartolomé Barba, referentes a “ciertos incidentes de tipo laboral”: “no estoy dispuesto a tolerar [...] el planteamiento de ciertas reivindicaciones si no es a través de los cauces que nuestras disposiciones legales señalan”. (Arxiu Comarcal del Bages)

Fuente

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada